realidad-virtual-pisos

Visitas a inmuebles tras el Covid19: buenas prácticas para evitar contagios

Guía de consejos para propietarios e inquilinos para organizar visitas a inmuebles sin riesgos de contagio por el Covid19

La última semana del mes de mayo arranca con todas las comunidades españolas en la fase 1 de la desescalada lo que reactiva la posibilidad de organizar visitas a inmuebles tanto para compraventa como para alquiler.

Esto es sin duda positivo para un mercado en el que se han dejado ver ya algunos de los efectos del Covid19 y otros que podrían acontecer. Sin embargo, aún es pronto como para hablar de normalidad y se hace necesario establecer unas pautas mínimas de cara a poder organizar visitas a inmuebles con seguridad tanto para propietarios y agentes inmobiliarios como para los propios inquilinos.

A las recomendaciones ya decretadas por los ministerios correspondientes, queremos añadir desde Avalisto algunas nociones a tener en cuenta para disminuir los riesgos lo máximo posible. Este listado se compone de consejos y recomendaciones tanto para propietarios como para inquilinos.

 

Apóyate en la tecnología (inquilinos)

Piénsalo un instante. ¿De verdad necesitas visitar el inmueble? Son muchas las tecnologías que favorecen poder hacer un tour 3D por las instalaciones del mismo como si estuvieses allí. Puede ser incluso más detallado si empleas accesorios como los soportes de realidad virtual que son cada vez más asequibles y compatibles entre dispositivos.

No se trata de prescindir de la visita puesto que hay factores del entorno del inmueble que siempre conviene comprobar, per sí de acotar este evento a un número mínimo de ocasiones.

Nota adicional: te aconsejamos establecer contacto vía chat o teléfono con el propietario y comunicarle de forma transparente tu intención previa de alquilar. De esta manera evitarás perder tus posibilidades en favor de otro inquilino que visite antes el inmueble.

 

Pónselo fácil (propietarios)

El consejo anterior tiene una doble lectura. Cada vez son más los propietarios profesionales que publican fotos de gran calidad del inmueble, utilizan los propios tours en 3D y suben planos del inmueble además de descripciones precisas y detalladas. En la situación actual se hace cada vez más recomendable para aquellos arrendadores que aún no utilicen estos métodos que empiecen a incorporarlos según su situación particular. Gracias a ellos pueden evitar concentrar mayores cantidades de visitantes en el inmueble, lo cual es deseable para disminuir los riesgos de contagio. Conviene incidir en que no se trata de recibir muchos potenciales inquilinos, sino en que aquellos que lo visiten sean de calidad y tengan interés real en el inmueble.

 

videollamada-smartphone

Cuidado con los desplazamientos (inquilinos)

Intenta, si es posible, desplazarte hasta el inmueble en días festivos y fines de semana en un vehículo privado. De esta manera evitarás mayores concentraciones de tráfico y personas en días laborables. Si no te queda más remedio que viajar en transporte público planea la ruta que menores trasbordos y tiempos requiera. Adopta siempre para estos medios de transporte las recomendaciones básicas de las instituciones oficiales. Además, si dicho itinerario fuese excesivamente largo y complejo, podrías estar descubriendo un fallo de ese inmueble sin ni siquiera proponértelo.

 

Acota las visitas que recibes y reduce su número (propietarios)

Sed selectivos a la hora de recibir visitas. Segmentar las solicitudes y tratar de espaciarlas dentro de lo razonable permite disponer de tiempo para hacer desinfecciones del inmueble entre jornada y jornada. En este sentido, poner especial atención a elementos de paso como tiradores de las puertas y encimeras. Una buena recomendación es no permitir a los visitantes que accedan al inmueble sin mascarilla ni guantes. También es importante determinar el número máximo de visitantes que pueden acudir por cada visita. Recomendamos limitarlo si es posible a una persona como máximo por inquilino. En este mismo sentido, no conviene agrupar a varias personas interesadas a la vez.  

No tengas reparos a la hora de establecer tus propias condiciones, dentro de un marco respetable y lógico, de cara a aceptar visitas. No conviene correr riesgos de ningún tipo por alquilar el inmueble antes.

Además, esta forma de proceder también sirve de argumento de cara a la comunidad de vecinos al no aumentar ostentosamente el paso de personas por las zonas comunes.

Nota adicional: en el caso de las puertas, una buena opción es que las abra siempre el propietario evitando que sean los propios inquilinos quien deban accionarlas.

Puedes utilizar también elementos reciclables como film transparente para cubrir estas superficies desechándolos al final de cada visita. Las mismas lonas y materiales que se utilizan cuando se pintan las paredes también son interesantes para proteger los parqués si no convienes en que se acceda descalzo al inmueble.

 

mascarilla-guantes

Cuanto menos papel, mejor (propietarios e inquilinos)

Una práctica muy frecuente que debería ser eludida es la de firmar los contratos de manera presencial en soporte físico. En el caso de alquilar con seguro también es frecuente realizar análisis de solvencia sobre el inquilino que requieren de la presentación de nóminas y declaraciones de la renta. Estas prácticas ya podían ser salvadas anteriormente y, de hecho, servicios como los de Avalisto se caracterizan por realizar todos estos trámites sin procesar documentación física.

En el contexto de crisis sanitaria actual se hace incluso más recomendable evitar este tipo de tratamiento de los documentos, máxime al no ser necesarios. Recuerda que son superficies de contacto que van a circular entre las manos de los firmantes. En la medida de lo posible, usar métodos de gestión documental digitales que permitan no tener que tratar esta documentación es una práctica mucho más segura.

 

Empatía y comprensión (propietarios e inquilinos)

Todas estas normas persiguen un mismo objetivo que no es otro que evitar contagios. Tanto en la compraventa inmobiliaria como en el alquiler, ya sea residencial, temporal o comercial, las implicaciones de cambiar de vivienda son mayores y requieren de valoración por ambas partes. Interiorizar la situación de la contraparte es fundamental para evitar caer en errores que se pueden traducir en contagios.

Es por ello que si el propietario determina una serie de protocolos complementarios, que sean razonables, para acceder a la visita del inmueble es deseable aceptarlos puesto que también repercuten en disminuir el riesgo de contagio de los inquilinos.

Por su parte, también es deseable que los propietarios tengan especial consideración en cuanto a los tiempos con los inquilinos puesto que podrían estar interesados en alquilar, pero tener reticencias para hacer una visita inmediata que les permita decidirse.

Confiamos en que estas medidas sirvan de inspiración y ayuda a todos los participantes del mercado inmobiliario que en las próximas semanas vayan a realizar visitas y os leemos en redes sociales por si hay algún punto que queráis aportar a la comunidad.

Share This