madrid pisos rentabilidad

Cómo alquilar rápido mejora la rentabilidad de tu inmueble

Te contamos cómo alquilar más rápido puede beneficiarte a la hora de aumentar el rendimiento de tu inversión inmobiliaria

El alquiler es una opción para pequeños y grandes inversores que cada vez cuenta con mayor número de seguidores. Las altas rentabilidades que viene aportando a lo largo del tiempo posicionan a esta modalidad como una oportunidad para aquellos arrendadores que cuentan con uno o varios inmuebles en propiedad. Sin embargo, no es un camino exento de riesgos y no todos los propietarios obtienen los mismos resultados. En este sentido, tan importante es la renta que configura el alquiler como los plazos a la hora de poder alquilar. 

 

Los costes de la propiedad

Una vivienda lleva asociada una serie de gastos que habitualmente corren a cuenta de su propietario. Dichos gastos disminuyen la rentabilidad que podemos esperar de un inmueble y ocasionan pérdidas en el caso de que se encuentre desocupado.

Algunos de estos gastos son:

La hipoteca: en España casi el 96% de los propietarios son particulares. Hablamos de un perfil de inversor que estadísticamente sufraga el coste de la vivienda con el ingreso de las rentas. Para este tipo de rentista, tener el inmueble habitado supone un factor clave para garantizar la viabilidad de su inversión.

El IBI: este impuesto varía según la zona y la superficie de la vivienda, pero la Dirección General del Castrato lo cifra en una media de 500 euros al año.

Seguro del hogar: este coste también varía en función de los metros cuadrados de la vivienda, las coberturas particulares contratadas y el contenido que se quiera incluir. Por ejemplificar este coste en términos medios podemos cifrar la prima este tipo de seguro en unos 250 euros al año.

Comunidad y suministros: es habitual ver a propietarios que repercuten estos gastos al inquilino. No obstante hay opiniones que difieren en la idoneidad de este tipo de práctica. Muchos propietarios deciden asumir el coste de los suministros ante la posibilidad de encontrarse con un impago de los mismos. Este tipo de situación puede afectar negativamente a la integridad y mantenimiento del inmueble y supone un riesgo a tener en cuenta. Nuevamente varían según cada caso, pero podemos hablar, en términos medios, de 200 euros de coste adicional.  

Si bien estos son algunos de los gastos más relevantes por su cuantía, no son los únicos.  Existen también otros gastos como la tasa de basuras o el aumento de los costes de la comunidad en el caso de que se produzcan derramas que haya que acometer. En resumidas cuentas, los inmuebles y locales comerciales llevan asociados la obligatoriedad de hacerse cargo de unos gastos nada desdeñables que deben ser superados por el ingreso percibido de las rentas, que además debe ser oportuno en el tiempo.

 

El tiempo es oro

Los costes que acabamos de enunciar pueden ser especialmente dolosos para la inversión en el caso de que el inmueble quede desocupado. Incluso en el caso de que decidamos alquilarlo y tengamos opciones de inquilinos, las demoras que se producen en esta parte del proceso pueden suponer una diferencia radical entre la rentabilidad proyectada y la rentabilidad obtenida una vez acabe el año. Y cuantas más rotaciones se produzcan dentro del mismo año, peores rendimientos  se pueden esperar.

Cómo alquilar antes sin sacrificar seguridad

 

La presentación del inmueble

La profesionalización del anuncio del alquiler del inmueble con fotos que muestren su mejor versión suponen una forma de hacerlo destacar y recibir más solicitudes en menos tiempo. Un inmueble con una descripción vaga o pocas fotos suelen ser la última opción de los inquilinos dado que les obliga a hacer una visita, lo cual también es un sacrificio del tiempo del propietario, solo para hacerse una idea sobre el inmueble que desea alquilar.

Filtra a los inquilinos

Es muy importante hacerse una idea sobre la clase de audiencia a la que va dirigido el inmueble que deseamos alquilar. Así pues, si la superficie del mismo es idóneo para una persona o una pareja sin hijos, no procesar solicitudes de familias suele ser una buena práctica de cara a evitar levantar expectativas de unos inquilinos que probablemente acaben por no estar interesados. Es mejor tener menos candidaturas pero que sean de calidad que tener una base amplia de inquilinos que en realidad podrían no estar interesados en el inmueble.

No pierdas el tiempo con las garantías de impago

Has filtrado a los inquilinos, tienes varios candidatos que te convencen y no sabes a quien elegir. Además, te preocupa poder sufrir un impago si alguno de ellos se quedase en paro. Esta situación que acabamos de describir es más frecuente de lo que piensas y son muchos los propietarios los que se enfrentan a ella.

En España, más de 1,5 millones de arrendadores alquilan con seguro de protección de impagos encontrándose con una oferta variada que tiene un denominador común: el aumento de los plazos. Los inquilinos generalmente tienen que aportar documentación personal que debe ser analizada y cuya interpretación obedece a métodos tradicionales de verificación que no siempre son los más propicios para evitar el impago. El aumento de plazos, que en los casos más benévolos son de días y como cifra media de algo más de una semana, dificulta el acceso de nuestros inquilinos y demora que podamos alquilar.

En este sentido, soluciones como las que incorpora el servicio de Avalisto, nos ayudan a llegar a un nivel de protección igual, o superior en muchos casos, sin esta pérdida de tiempo puesto que verifican la solvencia del inquilino de forma más rápida y segura en tiempo real.

Algo similar ocurre con la emisión de la póliza llegando a producirse situaciones en las que el inquilino puede haber ocupado el inmueble antes de que el propietario haya recibido su póliza. En este sentido, las soluciones aseguradoras que emiten sus pólizas en tiempo real, ayudan a disminuir esta incertidumbre y a facilitar la tranquilidad de los propietarios.  

 

Cómo alquilar más rápido mi inmueble: conclusiones

La capacidad de aumentar el rendimiento de la inversión inmobiliaria vía ahorro de tiempos es un beneficio más que patente y debería ser un objetivo perseguido por todos los propietarios.

Lo más importante de cara a poder conseguir este objetivo es interiorizar que todos aquellos procesos que conlleven un aumento de los tiempos se suman a otros factores como la propia búsqueda de inquilinos que son inevitables. El resultado de acumular todas estas demoras conlleva una pérdida de ingresos y, en la medida de lo posible, debería ser evitado.

A las recomendaciones sobre buenas prácticas para hacer nuestro anuncio de alquiler más llamativo, no podemos dejar de subrayar la necesidad de no complicar y alargar los procesos a la hora de solicitar garantías a los inquilinos. La tecnología y las nuevas formas de trabajar el alquiler ayudan a que un inmueble que sea atractivo para la demanda de arrendatarios pueda ser alquilado incluso en cuestión de horas. En la actualidad, con la afluencia del big data y nuevos sistemas de análisis, no solicitar información no es un impedimento para poder comprobar el nivel de solvencia de una familia de manera predictiva, incluso con mayores tasas de acierto de las que reportan los sistemas tradicionales.

En conclusión, si estás a punto de poner tu inmueble en alquiler, busca aquellos servicios que favorezcan disminuir los plazos y déjate sorprender sobre cómo este año puedes conseguir que tu inmueble te dé unos rendimientos superiores.

Share This