alquiler-social

¿Hay nuevos acuerdos para aumentar la vivienda de alquiler social?

PSEO y Sareb llegan a un acuerdo para poner en el mercado más de 10.000 viviendas de alquiler social. ¿Hay perspectiva en España para aumentar el parque de vivienda de alquiler asequible?

Tenemos muchas noticias. Mucho de lo que hablar. El debate sobre la nueva Ley de Vivienda vuelve a recrudecerse. Los portavoces de cada partido han manifestado su opinión frente a las decisiones que creen tomará la coalición. Pero eso es cosa de otra noticia. Hoy queremos poner el foco en algo más esperanzador. Como con todo, la incertidumbre y los riesgos que envuelven el sector de alquiler no dejan hueco a muchas ilusiones. Pero aún así, queremos tener fe en el proyecto. El Gobierno y Sareb han llegado a un acuerdo para lanzar al mercado más de 10.000 viviendas de alquiler social en los próximos años. En el corto plazo, estiman poner en circulación cerca de 5.000 viviendas de alquiler social.

Junto con los planes de Madrid que hemos revisado en anteriores entradas, la noticia sienta realmente bien. Parece que promotoras y gobierno, aunque con sus reticencias, buscan entenderse. Y si su entendimiento se traduce en ampliar el parque de vivienda social, ¿no son buenas noticias?

5.000 inmuebles de vivienda social en el corto plazo

El pasado miércoles, el ministerio de José Luis Ábalos y Jaime Echegoyen, presidente de Sareb, llegaron a un acuerdo para ampliar la el parque vivienda social. Un total de 5.000 nuevas viviendas sociales a corto plazo y 10.000 en el medio plazo.

Sareb ya lanzó este propuesta el año pasado. Esas 5.000 viviendas ya están en manos de las comunidades y ayuntamientos. Ahora toca gestionarlas. Y esa es la piedra angular de la incertidumbre.

En la línea de los hechos, el Ministerio de Agenda Urbana correrá parcialmente con los gastos de rehabilitación y acondicionamiento de las viviendas. De acuerdo con las declaraciones de Sánchez, el alquiler social de la vivienda será a “un precio fijado, y por supuesto, limitado”.

Además, a estas declaraciones, le suman una nueva noticia. El Gobierno ha ampliado la prórroga del fondo social de vivienda para familias vulnerables hasta enero de 2022. Esta prórroga ha sido acordada por el Ejecutivo junto con la Asociación Española de Banca, la Confederación Española de Cajas de Ahorro, la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito, la Asociación Hipotecaria de España, el Banco de España y la Plataforma del Tercer Sector.

El fondo de vivienda de alquiler social para familias vulnerables

De acuerdo con las declaraciones de Sánchez, este fondo permitirá que las entidades de crédito proporcionen vivienda de alquiler social a un precio reducido. Esta vivienda de alquiler social iría destinada para personas que han perdido su vivienda habitual. A razón de impagos o préstamos hipotecarios que no han podido permitir.

Por su parte, las entidades prometen incrementar un 10% las viviendas que entregan al fondo. Actualmente, la cifra alcanza las 9.000 viviendas de alquiler social. Con la nueva suma, alcanzarán las 11.000 viviendas de alquiler social.

A todo ello hay que sumarle una declaración más por parte del Gobierno. Han asegurado que destinarán 1.000 millones de las ayudas de los fondos europeos para el Plan de Vivienda para Alquiler Asequible. El plan tiene como objetivo ajustar los desvíos del sector del alquiler en zonas tensionadas. Ampliando la vivienda de alquiler social en las zonas donde falta vivienda y el aumento del precio dificulta el acceso de personas a una vivienda habitual.

Por otro lado, Ábalos ha asegurado que en total (juntando todo los planes de vivienda) se añadirán 50.000 viviendas de alquiler social. Unas 26.000 viviendas del Sareb y el Fondo Social de Vivienda y las 24.000 viviendas de alquiler social que contempla en Plan de Vivienda de Alquiler Asequible.

¿Incertidumbre o fe? ¿Avanzamos realmente en la dirección correcta?

Por su parte, el presidente Pedro Sánchez ha dejado claro que la vivienda es un “eje prioritario” en las objetivos del Gobierno. Como lo son también las medidas encaminadas en facilitar el acceso a una vivienda habitual a un precio asequible. “Hoy damos un paso decisivo, que consideramos necesario y urgente para renovar el parque público de vivienda de alquiler social”.

Mientras tanto, continuamos a la espera de la Ley de Vivienda que se aplaza ante la falta de acuerdos. Muchos son los partidos que ven desacertada las medidas que plantea la nueva ley. Algunas de ellas, fruto de las presiones del partido morado y que amplían la brecha entre los socios. Esa inestabilidad, esa falta de control y esa división en la cúpula de poder, amenaza con frenar el apetito inversos y la colaboración público-privada. Que bien estamos viendo en los últimos meses, podría convertirse en una realidad y no el recurso que se repite una y otra vez en busca de soluciones para el sector del alquiler.

Entradas relacionadas

Share This