Ayudas-al-alquiler

Todo lo que debes saber sobre las ayudas al alquiler para la “clase media” en Madrid

El Ayuntamiento de Madrid pone en marcha un plan de ayudas al alquiler para inquilinos con ingresos entre 32.200 y 88.200 euros

En estos días hemos estado analizando los detalles del Plan Vive en Madrid. El proyecto con el que el ayuntamiento de la capital busca ampliar el parque de viviendas de alquiler asequible. Al megaproyecto que planifica Madrid se ha unido, ahora, la propuesta de ayudas al alquiler para la “clase media”. Una propuesta en colaboración con la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) y que cuenta con un respaldo de 30 millones de financiación.

En el día de hoy, nos adentraremos en los entresijos del proyecto que ha suscitado opiniones dispares entre la población.

¿En qué consisten las ayudas al alquiler para la “clase media”?

En líneas generales. El objetivo es facilitar el pago del alquiler a familias que, por sus ingresos, no pueden optar a una vivienda social en alquiler. Pero a quienes alquilar una vivienda en la capital resulta complicado debido a la tensionada situación del mercado. Si bien los precios descienden, el acceso a la vivienda de alquiler resulta una tarea compleja para el ciudadano medio.

Para acceder a las ayudas al alquiler, los inquilinos deben cumplir dos requisitos mínimos. Por un lado, llevar empadronados en Madrid, al menos, cinco años. Y, por otro lado, tener unos ingresos brutos anuales, en función del número de miembros de la unidad familiar, de entre 3 y 7,5 veces el IPREM. Esto es entre 32.200 y 88.200 euros anuales.

El Bono Vivienda no podrá superar los 900 euros. Además, ningún inquilino pagará más del 30% de sus ingresos netos familiares. Estableciendo un importe mínimo de renta de 450 euros al mes. En otras palabras, el alquiler mínimo es de 450 euros. Los solicitantes entrarán a  formar parte de una bolsa de inquilinos. Accederán a la vivienda por orden de llegada y siempre con la aprobación del propietario.

Actualmente, las ayudas al alquiler alternativas únicamente van destinadas a familias con unos ingresos inferiores a 3,5 veces el IRPEM y que no dispongan de una propiedad.

¿Cómo pretende la Comunidad de Madrid implantas estas ayudas al alquiler para rentas medias?

Esta línea de ayudas al alquiler presentadas como Bono Vivienda están disponibles para los inquilinos que se apunten al Programa ReViva. Una serie de ayudas al alquiler las cuales puedes profundizar en la página de EMVS para conocer los detalles de estos incentivos.

El plan de ayudas al alquiler se apoyará en la cesión voluntaria de viviendas vacías por parte de sus propietarios. Un usufructo ofrecido al Ayuntamiento de Madrid durante cuatro años. A cambio, el propietario tendrá garantizado el cobro integro de su renta y la devolución de sus vivienda en perfecto estado de conservación. Cabe señalar, que la renta del alquiler será fijada por un tasador independiente.

Además, el propio ayuntamiento gestionará el arrendamiento mientras dure el contrato. Adelantará el coste de las reformas pertinentes de la vivienda con un 0% de interés y un máximo de 45.000 euros. Hay que añadir, también, la garantía de mantenimiento de la vivienda, la instalación de una alarma frente a “okupación” y una bonificación fiscal por usufructo.

Estos incentivos están dirigidos especialmente a los propietarios de pisos turísticos que busquen reconvertirse al alquiler tradicional. Cómo ya veíamos en anteriores entradas está reconversión representa una oportunidad para ampliar y mejorar la oferta de alquiler asequible. Se estima que la cifra de estos pisos se sitúe en 15.000. El ayuntamiento mantiene como objetivo captar el millar de viviendas en los próximos tres años.

¿En qué casos se conceden estas ayudas al alquiler para ingresos medios?

En ningún caso, estará permitido que el inquilino destine más del 30% de sus ingresos al alquiler. Un inquilino que viva solo deberá tener unos ingresos brutos de entre 2.700 y 3.100 euros para obtener las ayudas.

A medida que aumenten los miembros de la unidad familiar, mayores deberán ser los ingresos. De esta manera, encontramos que una pareja con dos hijos deberán rondar los 3.300 y 6.500 euros. Si el número aumenta a seis miembros, 3.500 y 7.400 euros al mes.

“Los inquilinos no podrán destinar más del 30% de sus ingresos al alquiler”

A los requisitos mencionados previamente, hay que añadir algunos más. No son indispensables pero aumentarán las posibilidades de obtener las ayudas al alquiler.

  • Ser menor de 35 años o mayor de 65.
  • Discapacidad igual o mayor al 33%.
  • Dependencia de grado 2 ó 3.
  • Familia con hijos menores de 25 años dependientes económicamente.
  • Familias con hijos de cualquier edad pero con grado de discapacidad igual o superior al 33%.
  • Parejas separadas o divorciadas, o en proceso de, con hijos que acrediten este hecho con actas notariales o sentencias dictadas.
  • Victimas de violencia de género.

Para poder acceder a la vivienda ésta debe llevar al menos nueve meses vacía. A excepción de las viviendas turísticas. O por otro lado, que la vivienda haya quedado vacía porque su propietario ha ingresado en una residencia para la tercera edad.

Ejemplos prácticos de la concesión de ayudas al alquiler

En la página web de EMVS dispones de una calculadora y una plantilla para conocer tus probabilidades y la cuantía de las ayudas. También ofrecen algunos ejemplos concretos:

  • Pareja joven (30 – 32 años) sin hijos con ingresos conjuntos de 3.450 euros: podrán optar a una alquiler de 960 euros. Con sus condiciones, su bono vivienda alcanzará los 160 euros. El propietario recibirá la renta integra y los inquilinos pagarán un alquiler de 800 euros.
  • Pareja de edad media (51 – 56 años), un hijo e ingresos de 4.500 euros: al tener un hijo menor de 25 años su ayuda alcanzará los 160 euros para una renta de 1.000. Si optan por un alquiler más caro, por ejemplo, 1.260 euros, su ayuda asciende a 360 euros. Cuantas más condiciones reúnan y más alta sea la renta, mayor será la ayuda. Pero recordemos que los inquilinos únicamente podrán optar a alquileres que no rebasen el 30% de sus ingresos.
  • Pareja con tres hijos menores e ingresos de 4.800 euros: pongamos una pareja de 50 y 51 años. Tres hijos menores de 25. La renta máxima a optar es de 1.350 euros. Al ser familia numerosa, la ayuda alcanzaría los 550 euros.

Programa ALMA y Programa ConFIANZA para menores de 35 años

Para menores de 35 años, encontramos otra alternativa más específica. Aquellos que se apunten al Programa ALMA, recibirán del Programa ConFIANZA, el adelanto de la fianza de su alquiler. Este préstamo podrá ser devuelto en el plazo de 24 meses sin intereses.

Los requisitos son llevar empadronado 5 años en Madrid. Unos ingresos anuales inferiores 4 veces el IPREM (37.300 euros brutos). En la misma línea, el alquiler deberá estar gestionado a través del EMVS y propietario deberá depositar la fianza de acuerdo a la legislación.

ayudas-al-alquiler-clase-media

Luces y sombras del plan del ayudas al alquiler

Desde que el plan fue anunciado y promocionado el debate ha estado sobre la mesa. Muchos son los que piensan que la “clase media” no debería recibir ayudas al alquiler. Otros aplauden la iniciativa, como forma de propulsar el alquiler asequible y no centrar todos los esfuerzos en el alquiler social. Sin embargo, consideran que no es la manera correcta de hacerlo. Temen un aumento de la economía sumergida y la distorsión del mercado.

Y es que a pesar de que haya inquilinos que cumplan con los requisitos, bien podrían no recibir las ayudas. Y en el caso de recibirlas, muchos éstas rondarán entre los 75 y 160 euros.

Las ayudas al alquiler máximas se fijan en 900 euros. Alcanzar este importe no es tarea fácil. Pues para conseguir la bonificación máxima no bastará con cumplir los requisitos económicos. A los ingresos hay que añadirle los supuesto planteado con anterioridad. Menor de 35 años, familia numerosa, discapacidad, víctima de violencia de genero o terrorismo, dependencia de grado 2 y 3, etc.

Una pareja con cuatro hijos y unos ingresos brutos de 5.000 euros recibirá 610 euros para un alquiler de 1.400 euros al mes. Siempre que uno de los miembros lleve empadronado, al menos, cinco años y tenga menos de 35 años. De lo contrario, no recibirán ninguna ayuda. Si en vez de familia numerosa encontramos dos padres, dos hijos y dos abuelos, la ayuda se reduce a 460 euros. Pero solo si quien solicita la ayuda tiene menos de 35 años. Si supera esa edad no recibiría ningún tipo de ayuda.

Es necesario señalar que el empadronamiento debe ser en la capital. Quedan excluidos los municipios de la Comunidad de Madrid.

Un plan sujeto a la eficiencia del Ayuntamiento y la voluntad del propietario

El éxito de las ayudas dependerá de la capacidad del Ayuntamiento para conseguir que los propietarios cedan sus vivienda. Sin oferta no hay demanda. Y esta oferta deberá satisfacer las necesidades de localización, renta y servicios de una amplia gama de inquilinos. Lo que en la práctica puede resultar una tarea densa y compleja.

Otro punto a señalar es que será un tasador independiente quien fije la renta de los alquileres. Prevén tasar 350 viviendas en los próximo 24 meses. Pero la pregunta es si esos precios estarán ajustados al mercado o tasados al alza o a la baja. Si el propietario no acepta la tasación podrá retirar su vivienda del programa. Por otro lado, el cobro de la renta estará garantizado y no podrá ser inferior a 450 euros.

Las opinión pública se ha mostrado reacia a estas ayudas. Consideran que la clase media tiene ingresos de sobra para costear un alquiler. Desde el sector han apoyado este tipo de incentivos, pues no todas las ayudas al alquiler deben estar dirigidas a la política social.

No obstante consideran inadecuadas estas ayudas por el riesgo de generar economía sumergida. Es un gran avance para la colaboración público-privada, pero las ayudas directas desembocan en la “picaresca”. Temen desde el mercado del alquiler que esta bonificación terminen generando el mismo efecto que la limitación del alquiler. Ponen de manifiesto la Sociedad Pública del Alquiler, puesta en marcha en 2005 durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

¿Serán efectivas las ayudas al alquiler de la “clase media”?

Desde el sector apoyan los incentivos al alquiler. Pero ven más seguro si estos incentivos están dirigidos al propietario. Lo que impediría el flujo directo de dinero y un alquiler más fiscalizado.

Por nuestra parte, llevamos tiempo reflexionando sobre las iniciativas que aúnan esfuerzos públicos y privados. Un gran paso adelante en la mejora del sector, si bien, podría no ser suficiente. Los esfuerzos por ampliar y mejorar la oferta podrían verse mermados por la precariedad laboral que vive la juventud. Lanzar ayudas al alquiler a inquilinos sin solucionar otros problemas de fondo podría ser un empleo ineficiente de los recursos.

Entradas relacionadas

Share This