bajada-alquiler-precio

¿Ha llegado el momento de ver bajadas de precio en el alquiler?

Analizamos los factores que podrían motivar una bajada de precios de cara a la segunda parte del año 2020

Durante el estado de alarma hemos visto una hibernación forzada en la contratación de nuevos alquileres. Si bien desde Avalisto hemos dado de alta nuevos clientes, hay que destacar que se ha tratado generalmente de operaciones que venían de un acuerdo previo al confinamiento o bien del alquiler de inmuebles que ya eran conocidos por los inquilinos.

Sin embargo, en los últimos 14 días hemos empezado a ver de nuevo una actividad que se reactiva de forma paulatina, pero constante, con especial movimiento en zonas donde la desescalada se encuentra en fases más avanzadas.

Buenas noticias aparte por las implicaciones positivas que tiene el haber dejado atrás los efectos más negativos de la crisis sanitaria, es buen momento para revisar algunas cuestiones que nos permitan valorar con qué precios se van a encontrar los nuevos inquilinos a partir del mes de junio.

Tendencias, oferta y demanda

No por obvio deja de ser importante volver a señalar que en una economía de libre mercado como es la española, el debate del precio del alquiler que se viene sosteniendo en los últimos años suele estar integrado por una revisión del estado de la oferta y la demanda.

Antes de marzo nos encontrábamos ante un mercado cuyas subidas empezaban a dar los primeros síntomas de fatiga y estabilización de precios. El avance de proyectos urbanísticos, hasta entonces parados, en algunas ciudades o la predilección de cada vez más inquilinos por zonas alejadas del centro de las capitales, venía favoreciendo una mejor absorción por parte de los arrendadores.

El nuevo terreno en el que nos adentramos, en el que muchos propietarios aportan mayor cantidad de inmuebles procedentes del mercado turístico, sumado a la previsible caída de la demanda nos permite creer que podríamos ver una progresiva bajada de precios en los próximos meses siendo este segundo semestre del año un período muy interesante para aquellos inquilinos que busquen mudarse.

 

¿Dónde puedo esperar bajadas de precios?

Como ya hemos señalado, atribuimos a la conveniencia entre los participantes del alquiler como un factor clave a la hora de ver movimientos significativos en los precios. Esto nos permite afirmar que los precios tienen mayor capacidad para bajar en lugares donde el mercado no estuviese del todo alineado. Nos referimos a zonas periféricas o ciudades dormitorio que venían viendo este incremento de los precios debido al aumento de inquilinos que, bien por presupuesto, o bien por preferencia estaban escogiendo estos lugares como lugar de residencia.

No prevemos, por su parte, ver cambios demasiado notables en capitales de provincia donde la expansión urbanística lleva años muy asentada y donde es difícil que el mercado sea capaz de generar nuevos inmuebles que favorezcan una bajada de precios. Con algunos matices…

teletrabajo-covid-aqluiler

Ojo con el teletrabajo

El concepto de moda de “nueva normalidad” aún está por definir y dentro de sus aristas caben muchas interpretaciones. Una de ellas es el auge del teletrabajo como una respuesta de la sociedad ante el riesgo de contagio. El experimento forzado por el confinamiento ha ayudado a difundir esta tendencia laboral que hasta el momento existía de forma tímida en España.

Y es que si bien no podemos aumentar de forma obvia y rápida la oferta de inmuebles en el centro de las ciudades, sí podemos anticipar un cambio de preferencia en los arrendatarios en la que la liberación presencial del trabajador haga menos atractivo el centro en favor de lugares más periféricos y económicos. Esta lectura de la situación bien podría plantear un escenario alternativo en el que el centro pierde protagonismo en favor de lugares menos masificados.

 

La vuelta al cole

Otro de los factores que puede generar movimientos sobre el precio es la reapertura incierta de los colegios. Uno de los motivos que mayores mudanzas generan en España es el cambio de colegio de los estudiantes. Sin embargo, a fecha de mayo sigue sin estar claro de qué manera volverán los alumnos a las aulas, mucho menos cualquier tipo de cambio de centro escolar.

El enfoque conservador de algunos padres podría frenar cambios de residencias que en otras circunstancias podrían haberse producido ahondando en esta caída de la demanda que traería consigo una bajada precios.

Por otro lado, las nuevas medidas de distanciamiento social y protocolos aún por definir sobre el número máximo de alumnos que habría en cada aula, nos hace pensar que pudiesen darse escenarios donde un cambio de colegio fuese forzoso y con ello generar de forma paralela este otro tipo de demanda.

 

¿Qué puedo esperar?

El aumento de la actividad tras meses de hibernación forzada puede prolongar de forma excepcional un mercado de precios similares a los que veníamos viendo en los meses del primer trimestre del año.

Descontado estos primeros momentos prevemos que las variables que hemos expuesto en este artículo favorezcan una reordenación del mercado orientada a ver un enfriamiento de las mudanzas generando un mercado donde los arrendatarios se vean nuevamente forzados a revisar los precios a la baja para atraer a los inquilinos.

Share This