Cómo alquilar un piso sin nóminas ni fianzas

Eliminar las fianzas sin dejar de ofrecer seguridad al propietario es una manera para alquilar más barato

Alquilar una casa, especialmente en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, se ha convertido en todo un desafío para los inquilinos. Más allá de los problemas de las dificultades del precio, ya comprobamos que había otra serie de cuestiones que complicaban el acceso a la vivienda. En este artículo vamos a centrarnos en las garantías adicionales que se solicitan y que dificultan poder alquilar a los inquilinos y veremos qué alternativas existen para evitarlas.

Las fianzas en el alquiler

 

Tradicionalmente, los propietarios buscaban alquilar sus inmuebles de forma más segura solicitando un número pactado de fianzas a los inquilinos. De esta manera, en caso de impago o daños en el inmueble, el propietario podía hacer uso de dicha fianza para compensar la situación. Esta práctica no parece la mejor solución primero por la cantidad de dinero que los arrendatarios tenían que depositar y que dificultaba su capacidad para acceder a ciertos inmuebles, pero también porque los arrendadores apenas podían suplir los daños económicos que afrontaban en caso de ocupación o impago.

Sea cual fuera el caso, las últimas modificaciones de la LAU ha limitado la cantidad de fianzas exigibles a dos, siendo una de ellas la fianza legal. Esta noticia, a priori buena para inquilino, no ha tenido tanto éxito en la práctica puesto que han surgido otras medidas para proteger el alquiler.

¿Alquiler seguro a qué precio?

 

El propietario tiene varias formas de protegerse ante un hipotético impago en esta situación. Puedes ver algunas de ellas en detalle en nuestra calculadora gratuita de alquileres. En un sentido resumido encontramos:

 

  • Aval bancario: que en la práctica viene a ser un sistema parecido a la solicitud de fianzas. Supone un método caro para el inquilino y que le consume muchos recursos y tiempo.

  • Gestores del alquiler: se centran en ofrecer a los propietarios la garantía de cobrar el alquiler un día fijo del mes. Para ello se alimentan de gran parte de su rentabilidad y además analizan a los inquilinos con métodos lentos y agresivos en los requerimientos de documentación.

 

  • Seguros de impago del alquiler: es un servicio que tradicionalmente contrata el arrendador y que luego repercute al inquilino. Su coste es mucho más bajo, pero ante el procedimiento de algunas aseguradoras de no indemnizar realmente al propietario, éste solicita una fianza adicional. Además analizan a los inquilinos por métodos tradicionales.

 

Qué significa analizar por métodos tradicionales

 

Aquellos usuarios que ya hayan alquilado encontrarán familiar la situación en las que un agente de seguros o banca les pide su declaración de la renta, su nómina y su contrato laboral para analizar su solvencia. Este procedimiento no sólo es costoso en cuanto a documentación se refiere sino que origina una serie de retrasos en los plazos y, muchas veces costes, que hacen que podamos perder el alquiler en favor de otro inquilino que haya sido más rápido.

Por otro lado, analizar los ingresos sigue siendo una práctica imprecisa ya que esta variable no significa necesariamente una intención activa de pago.

¿El resultado? El inquilino pierde un gran cantidad de tiempo y dinero en saber si puede alquilar o no, y el propietario sigue con miedo ante un posible impago.

¿Cómo puedo alquilar sin nóminas ni fianzas?

 

El principal factor es la confianza. Si existiese una manera de demostrar esa confianza a los propietarios y garantizar que cobrarán sus rentas pase lo que pase, el uso de las fianzas pierde su sentido. Por eso, el seguro de protección de rentas del alquiler que incluye Avalisto Total, se preocupa de indemnizar a los propietarios sin necesidad de judicializar los posibles impagos. Demostrada esta garantía, nuestros propietarios no necesitan fianzas adicionales a la legal.

Pero queda la cuestión de los datos y de la documentación que se pide para avalar la solvencia de los arrendatarios. Para resolver esta cuestión nos hemos apoyado en las nuevas tecnologías para proponer sistemas de análisis de solvencia basados en algoritmos que están alineados con la RGPD y con la intimidad de nuestros clientes. Solicitar un producto de Avalisto no precisa más de seis datos básicos tales como el nombre, el DNI o el correo electrónico. De esta forma somos capaces de garantizar en tiempo real que una persona será un buen inquilino para un determinado inmueble.

El coste de Avalisto es mucho más bajo que el de otros seguros y mucho más accesible que tener que desprenderse del dinero de las fianzas. Si estás buscando poder alquilar más barato y sin tener que aportar fianzas ni documentación sensible, te invitamos a visitar nuestra herramienta para ver cómo podemos ayudarte.

Share This