Ayudas para el alquiler por coronavirus: Guía fácil

Si eres arrendatario y quieres saber cómo solicitar las ayudas para el alquiler aprobadas durante el Consejo de Ministros para paliar la situación por coronavirus, este artículo es para ti

Tras semanas de negociaciones sobre las medidas concretas que afectarían al mercado del alquiler durante la crisis del coronavirus, el pasado 31 de marzo se llegó a un primer acuerdo. La medida más tangible para aquellos inquilinos e inquilinas que se encuentren en una situación vulnerable pasa por la solicitud de microcréditos. Esta inyección de dinero busca poder hacer frente al pago del alquiler en el corto plazo. Por su parte, siguen circulando por las redes cuestiones acerca del endeudamiento que esto podría suponer para los solicitantes. En este artículo vamos a detallar de forma breve cuáles son las condiciones de su solicitud y sus implicaciones para ayudar a despejar algunas de estas incógnitas.

 

Microcréditos para el alquiler

Se trata de unos préstamos a un tipo de interés del 0% y sin comisiones para hacer frete a un máximo de hasta 6 mensualidades de alquiler. Dichos créditos podrán ser devueltos en 6 años con 4 años de prórroga máxima. Es decir,  para el caso de un alquiler de 800 euros al mes que se solicite la ayuda máxima de seis meses y se devuelva en seis años la cuota mensual a devolver sería de unos 67 euros al mes. Cabe destacar que el límite máximo para este tipo de ayudas será de 900 euros/mes.

 

¿Quién concede estas ayudas?

Para solicitar estas ayudas, el Gobierno está trabajando junto con el Instituto de crédito Oficial (ICO) para conceder los créditos. Puedes acceder a su sitio web oficial desde este enlace.

 

¿Puedo solicitar estas ayudas?

Este es el aspecto de esta guía que deberemos vigilar con mayor detenimiento pues los condicionantes que se han impuesto para poder acogerse a estas medidas son varios.

Primero: estas líneas de crédito están destinadas a inquilinos que afronten la actual crisis en situación de vulnerabilidad. Hay que tener en cuenta por tanto factores como discapacidades, desempleo por un ERTE, familias con hijos y rentas bajas.

Segundo: la vivienda que se esté alquilando tiene que ser de uso residencial y principal. Es decir, si vives de alquiler, pero a su vez tienes otro inmueble en propiedad, no recibirás este tipo de ayudas.

Tercero: en relación con la situación económica del solicitante. Tendrán prioridad aquellos inquilinos que hayan visto afectados sus ingresos habituales debido a la crisis. Aquellos que hayan sufrido un ERTE o hayan visto considerablemente disminuida su actividad principal. También se establecen unos ingresos máximos vinculados al indicador del IPREM no pudiendo superarlos en más de tres veces. Si percibes tu sueldo en 12 pagas, su cuantía deberá ser inferior a los 19.362,24 euros brutos al año y, si tienes 14 pagas, no podrá ser superior a los 22.589,28 euros brutos por año.

Cuarto: consideraciones familiares. En el caso de que se tengan hijos los cálculos anteriores se ven modificados en base a si el hogar familiar es monoparental o no. En hogares monoparentales, los máximos se incrementan en 0,15 veces el IPREM por hijo y en 0,1 en el caso de hogares donde los cónyuges vivan juntos.

Por ilustrar mejor esta cuestión, te decimos cómo quedaría el máximo en dos familias con dos hijos cada una por 12 pagas.

  • Familia monoparental:170,91€ al año en 12 pagas
  • Familia no monoparental:234,69€ al año en 12 pagas

Quinto: consideraciones por minusvalía. En caso de que el inquilino tenga una minusvalía reconocida superior al 33%, los ingresos máximos para solicitar la ayuda se cifran en cuatro veces el IPREM. Eso sí, en este caso, tener hijos no aporta los múltiplos previamente descritos. Hay un último caso, relacionado con la minusvalía, en el que el solicitante tenga una enfermedad grave o su minusvalía venga provocada por enfermedades mentales o parálisis cerebral en el que el múltiplo máximo del IPREM será de 5.

  • Minusvalía superior al 33%:816,32€ brutos al año en 12 pagas.
  • Otras minusvalías: 270,4€ brutos al año en 12 pagas 

Sexto: sentido general de vulnerabilidad: todo lo expuesto hasta aquí tiene un último fleco que podría dejar a un inquilino sin la ayuda solicitada. Y es que las medidas hablan de vulnerabilidad referida a aquellos hogares en los que la carga del alquiler sea superior al 35% de los ingresos. Es un punto que ha pasado desapercibido pero que es muy importante debido a la escalada de la tasa de esfuerzo en las principales provincias nacionales.

 

Cumplo con todo lo anterior, ¿qué documentación necesito?

Como es obvio, la documentación que podrían solicitar a los inquilinos que deseen pedir estas ayudas tendrá por objeto demostrar los puntos que hemos visto en el apartado anterior. En un sentido amplio, ya que los casos pueden ser variados, estaríamos hablando del libro de familia, declaración de la renta o equivalente que acredite los ingresos, certificado de minusvalía, certificado expedido por la gestora de la empresa notificando el ERTE y, previsiblemente, una declaración firmada del deudor que señale que se cumplen con todas las condiciones.

Si, debido a la situación actual de cuarentena, no se pudiese disponer de estos documentos, el decreto posibilita flexibilidad sustituyendo éstos por una nueva declaración del deudor explicando el motivo. Sin embargo, levantado el estado de alarma, se dispondrá de máximo un mes para aportar la documentación que en su caso faltase.

Share This