El perfil del propietario medio en España: por qué alquila y los riesgos del impago

En España hay entorno a 3 millones de inmuebles destinados al alquiler. De ellos, como se ha comentado en las últimas semanas, aproximadamente 120.000 son propiedad de grandes fondos, servicers, gestoras inmobiliarias, etc. Es un dato que da pista sobre cómo el mercado del alquiler en España está integrado mayoritariamente por particulares.

No obstante, asumir este indicador tan amplio desenfoca una visión más clara sobre el tipo de arrendador particular. En este artículo vamos a poner en valor datos de diversas fuentes, consolidados a través del último lustro, para tratar de plasmar una visión clara sobre la radiografía del casero.

Nos basaremos pues en conocer el número de propietarios respecto al de aquellos que no tienen ningún inmueble en propiedad; del uso que se les da a sus propiedades y en qué proporción se destinan al alquiler; en los motivos por los que deciden alquilar esos inmuebles y en datos demográficos como su edad y nivel de ingresos.

Principales conclusiones

Como hemos podido comprobar el número de propiedades que se destinan al alquiler es muy bajo respecto a otros usos personales. El propietario medio prefiere hacer uso y disfrute de su activo por encima de sacarle una rentabilidad. Aquellos que sí optan por alquilar su inmueble son personas que generalmente cuentan con una o dos propiedades en su haber, siendo la segunda de ellas el objeto del alquiler. Porcentualmente, el número de grandes patrimonios integrados por más de tres viviendas es residual. En términos más directos, y descontando a los grandes tenedores institucionales, solo 3 de cada 100 impagos son soportados por los arrendadores con mayor nivel patrimonial.

Es decir, frente a la conceptualización de la opinión pública del propietario como alguien de clase socioeconómica sobradamente holgada, nos encontramos con un alto porcentaje de personas que, en caso de sufrir un impago, perderían una fuente de ingresos determinante a la hora de hacer frente al pago de su residencia habitual.

Mención especial requieren los motivos que llevan a los propietarios a querer arrendar sus inmuebles. Es cierto que la rentabilidad que reporta el alquiler es muy atractiva, y de ahí que el 30% de ellos reconozcan este motivo como importante. No obstante, este dato también palidece si lo ponemos en contraposición con el resto de casos que buscan pagar sus hipotecas o bien mejorar la situación actual de su residencia habitual. Y es que, como vemos en los datos demográficos, el 40% de los rentistas no están necesariamente enmarcados dentro de las clases socioeconómicas más pudientes de nuestro país.

Por último, y en consideración con el probable aumento de impagos acontecidos durante el estado de cuarentena, quisiéramos también comentar la modalidad de adquisición más frecuente de aquellos inmuebles alquilados. El 67% de las adquisiciones de inmuebles que acaban bajo el régimen de alquiler llevan una hipoteca asociada. Es decir, en el caso de impago, hablamos de riesgo de activar una cadena con impagos asociados.

 

Fuentes consultadas | INE, Ministerio de Fomento, Fotocasa, Sareb

Share This