situacion-mercado-inmobiliario-2020

Situación del mercado inmobiliario en 2020

Continúa la estabilización de precios con tendencia desinflada. Noticias esperanzadoras para los compradores

Tras el confinamiento y el parón de actividad sufrido en casi todos los sectores saltan las alarmas sobre el sector inmobiliario, ¿Cómo ha cambiado la situación del mercado inmobiliario en 2020 tras la crisis del Covid-19?

Situación del mercado inmobiliario: cambios en la demanda

Tras cinco meses encadenando caídas en las tasas interanuales de venta de viviendas, julio repunta con un incremento del 20% respecto a junio, arrojando algo de esperanza al sector. Si bien no se estima alcanzar la media de 40.000 transacciones mensuales que se llevaban manteniendo desde el año 2019. Las consecuencias de la pandemia, a priori, no parecen ser tan devastadoras para la compraventa de viviendas. No obstante, comparando el total de transacciones en el mismo mes de 2019, julio de 2020 supone una caída del 32,4%. En cuanto a término totales, se espera para final de año un desplome de las transacciones de entre el 20% y el 25%. 

La demanda se mantiene estable pasando del 22% de compradores comprendidos entre los 18 y 65 años antes del confinamiento a un 21% tras el mismo. El despertar de la demanda ha sido rápido y eficaz, si bien, el correcto desarrollo del sector se ve supeditado a la progresiva evolución del resto de la economía y a la capacidad compra a corto plazo de las familias. 

Cabe señalar que las preferencias del comprador se han visto variadas tras el confinamiento. Actualmente, existe una predilección por la búsqueda de pisos grandes y espaciosos, zonas abiertas y especial interés a las terrazas y luz natural, pasando de ser previamente el 11% de la demanda a representar actualmente el 17%. 

Este repunte en la compraventa de viviendas se ha extendido a lo largo del territorio de manera irregular. Andalucía y Comunidad Valenciana comienzan a desatascar sus operaciones desde junio, Cataluña les sigue de una manera más moderada Madrid se mantiene fría durante los últimos meses. Quién desde 2019 mantiene un crecimiento considerable es País Vasco. 

Estabilización de precios con tendencia desinflada 

Aún es pronto para sacar conclusiones totalmente optimistas. Si bien, de momento, los resultados parecen no ser tan catastrofistas como se esperaban, se estima que las consecuencias reales no lleguen hasta dentro de dos años. 

La inflación de los precios venía creciendo de manera desinflada, llegando a alcanzar su último incremento de 2019 a 2020 del 2,1%, el más bajo desde 2015, siendo el incremento intermensual del 0,1%. Por el momento, el Índice de Precio de Vivienda (IPV) no registra caídas de precios a causa del Covid, si bien se estima que estas consecuencias no se hagan visibles hasta transcurridos los próximos seis meses.  

Por otra parte, se estima, una vez se hagan visibles las consecuencias, los precios en la obra nueva caigan entre un 2% y un 4%, siendo una caída mayor en la segunda mano de entre un 6% y un 7%, a consecuencia del deteriorito del mercado laboral, la necesidad de venta y el aumento de la oferta 

Desde 2018 se viene registrando un descenso en la compraventa de vivienda de segunda mano, que mantenía el 80% de la actividad del mercado, alcanzando recientemente una caída del 25% entre enero y junio del 2020. 

En cuanto a obra nueva, se aprecia una mayor estabilidad en los datos registrados, si bien se trata de transacciones realizadas hace años que firman ante notario en los meses actuales, por lo que no se espera su resentimiento hasta transcurridos sus próximos meses 

Construcción, venta a extranjeros y financiación bancaria 

Si bien el sector promotor de la construcción comenzaba a avanzar desde 2018 con la emisión de 100.000 visados a pesar de la falta de financiación y mano de obra, tras la pandemia se verá estancado, con un desplome del 30%-40% de emisión de visados. 

Debido a la reducción de movilidad entre países la venta de inmuebles a extranjeros ha descendido en comparación con el primer trimestre de 2019 un 40% y un 50% respecto al segundo. Mientras el año pasado, la venta a extranjeros supero los 63.000 inmuebles vendidos, actualmente en 2020 apenas llega a los 53.000. 

En cuanto al sector financiero, se espera una actuación más prudente con una lógica más restrictiva en las condiciones de los préstamos por parte de las entidades, que centrarán todos sus esfuerzos en sus principales clientes siendo los particulares los más afectado respecto a esta situación. Si bien, aún es pronto para determinar si esta problemática viene dada por un retraso en el registro de hipotecas o, como se ha mencionado, una mayor restricción sobre particulares. 

Entradas relacionadas

Share This