Moratoria del alquiler por coronavirus: en qué consiste y cómo anticiparse

“Las protecciones de las aseguradoras son las únicas opciones para cubrir el impago íntegro”

La mayoría de los propietarios y los inquilinos tienen voluntad de conciliar la situación y buscar un enfoque intermedio.

 Entramos en la segunda quincena del estado de alarma tras la extensión de la duración inicial del mismo y la situación de los alquileres sigue siendo una incógnita pendiente de resolver. Mañana martes 31 de marzose prevé que este asunto pueda ser tratado durante el Consejo de Ministros. Sin embargo, existen informaciones ya anticipadas que nos permiten bocetar el escenario en el que entramos ahora que vence el mes y los propietarios reclamarán sus rentas.

Las propuestas sobre el alquiler oficiales y cómo pueden afectarte si eres propietario

En un sentido original de la cuestión, se planteaba que cualquier tipo de moratoria del alquiler estuviese circunscrita grandes grupos propietarios como bancos y fondos. Un tipo de medida similar al que ya se aplica con las hipotecas. Sin embargo, como anticipamos, el problema de esta medida radicaba en que sólo afectaría al 4% de los propietarios de este país. Un dato insuficiente como se ha demostrado a la postre. Máxime si tenemos en cuenta que estos grandes grupos tenedores de vivienda ya estaban aplicando medidas para facilitar el pago a sus inquilinos, como es el caso de la SOCIMI Merlín.  

El enfoque que llegará mañana al Congreso es, no obstante, muy diferente. En primer lugar, se estaría prorrogando el tiempo durante el cual no se tramitarán desahucios. Aquellos propietarios que estén envueltos en esta situación tendrán que ver cómo se alargan los plazos mientras siguen sin cobrar ni poder hacer uso del inmueble. Por otro lado, aquellos contratos que finalicen durante el estado de alarma se prolongarían automáticamente otros seis meses. Y por último, y el punto más doloso, que se refiere al cobro de las rentas, el Ejecutivo propone que sea el Gobierno quien se haga cargo de ellas en ciertos casos aun, eso sí, realizando quitas progresivas en función del número de propiedades que tenga el arrendador. Aquellos propietarios con mayores números de inmuebles tan sólo percibirían por parte del Gobierno el 5% del alquiler.

Para hacer frente a todo ello se proponen presupuestos por valor de 700 millones y a falta de confirmaciones oficiales cabe preguntarse si será suficiente, en primer lugar, y cuál será la carencia hasta que finalmente puedan cobrar.

 

¿Qué dicen los inquilinos de todo esto?

La experiencia en primera persona que palpamos desde Avalisto es la de un enfoque bastante comedido y razonable. Aquellos inquilinos que se han visto afectados ya han informado a los propietarios y se ha tratado de encontrar arreglo en base a la situación sin necesidad de llegar al impago.

Pero también existen aquellos que sacan partida de la situación y, viviendo al filo de la ambigüedad, llaman a un impago masivo. La problemática que se desprende de este razonamiento tiene que ver con las mismas medidas que desde el Gobierno tratan de acotar. La situación de un inquilino tiene su contraparte en un propietario quien puede verse abocado a una situación precaria si no percibe su mensualidad.

 

¿Qué están haciendo los proipietarios ante la posible moratoria del alquiler? 

Centrando de nuevo esta visión desde la experiencia propia, hemos percibido dos tendencias mayoritarias entre los propietarios que han contratado Avalisto en la última semana. Alexandra Muñoz, de Valencia nos ha cedido su testimonio: “He preferido cubrirme por si esto se alarga. Pero en principio mis inquilinos me han dicho que cuentan con pagarme como siempre y que si en algún momento no pudiesen me avisarán con tiempo para ver cómo lo hacemos”. Con todo, también hemos tratado a propietarios que no podrían asumir una rebaja, ni los costes legales que acarrea modificar el contrato, y si se da el impago probablemente ejecutarán la cobertura de impago del servicio.

También han surgido asociaciones de propietarios como ASVAL que no solo durante la presente coyuntura sino en adelante, representará los intereses de propietarios para ayudar a desarrollar el sector.

 

¿Qué puedo hacer si soy propietario?

A falta de que se concreten todos los puntos que podría llegar a componer esta moratoria del alquiler, nos encontramos en una situación extraordinaria donde las principales garantías de impago podrían llegar a tener muy poco efecto.

El responsable de negocio de alquileres y Presidente de Avalisto, Raúl Pérez, nos recuerda la importancia de anticiparse y poder negociar con los inquilinos. “Lo primero es ser conscientes de las circunstancias que podría motivar el impago con anterioridad a que se produzca. De esta forma, los arrendadores pueden valorar opciones que tienen y estudiar la voluntariedad de sus inquilinos. En situaciones en las que no se quiere, o no se puede, sacrificar una parte de la renta, el seguro de impago de alquiler es la única opción de la que se dispone para estar cubiertos. Al ejecutarlo se pone fin al contrato de alquiler, hay que tenerlo presente, pero, al menos, ese propietario sabe que va a haber una aseguradora cubriendo esas rentas mientras no las perciba”, concluye.

Share This