Presupuestos-Generales-del-Estado

¿Eres propietario de una vivienda? Así te afectarán los Presupuestos Generales del Estado en 2021

Toda la información sobre los Presupuestos Generales del Estado y la limitación de los precios del alquiler

En menos de dos semanas se tomará la decisión final sobre los Presupuestos Generales del Estado. Los presupuestos más “sociales” generan una gran incertidumbre al depender enormemente del avance del virus. A la espera de la aprobación y los meses venideros para comprobar su eficacia, detallamos la distribución de fondos que el gobierno PSOE-UP avanza para el año que viene.

Al mismo tiempo, esta noticia eclipsa los debates sobre otro acontecimiento importante. ¿Cómo afectará al mercado la limitación del precio del alquiler?

Un acercamiento fácil a los Presupuestos Generales del Estado

En líneas generales, encontramos que el Estado dispondrá de 320.230 millones de ingresos no financieros. Es decir, en su mayoría (68,5%) son ingresos procedentes de la recaudación de impuestos (IRPF, IVA, sociedades, etc.). En el caso de las sociedades, esperan conseguir un beneficios del 11% superior al año pasado, siendo la base imponible del 10%. Teniendo en cuenta la coyuntura empresarial actual no se alcanzaran los niveles del 2019.

Por otro lado, los gastos no financieros están estimados en 416.466 millones. Lo que equivale a un déficit de 96.266 millones de euros. Un desequilibrio del 7,7% del PIB.

Ahora, comparando tanto activos como pasivos, la cuenta asciende a 550.484 millones de euros en gastos. Un 19,4% más que el año pasado.

¿A dónde va dirigido todo el dinero de los Presupuestos Generales del Estado?

El grueso principal va dirigido a sustentar el sistema de pensiones. En total la cifra asciende a 163.297 millones de euros. Supone el 39,2% del total de ingresos no financieros y 35.490 millones más que hace 12 años.

Otra partida ira destinada a la deuda pública alcanzando los 31.675 millones de euros. En tercer lugar, quedan las prestaciones en desempleo con 25.012 millones de euros. Eso sí, esta cifra no incorpora el gasto estimado por ERTE tras el 31 de enero.

El gasto del funcionamiento del Estado (sin contar sueldos) alcanza los 39.934 millones.

¿Cómo se va a realizar el gasto de los Presupuestos Generales del Estado?

El Estado estima hacer uso de los 27.000 millones de euros que espera desde los fondos europeos. De esta ayuda una gran parte irá a sanidad. En total una cifra de 7.330 millones de euros.

Para educación dedican un crédito previsto de 4.893 millones. Si bien, se están realizando inversiones en porcentajes de dos cifras en estos aspectos, sin las ayudas europeas estos aumentos no alcanzarían ni un 10% más en comparación al año pasado y la propuesta inicial de los presupuestos.

Con las ayudas europeas se espera también abonar los gastos corrientes. Estos son gastos en bienes y servicios del Estado que alcanzan los 4.689 millones de euros. Un 46,7% más que en 2020.

Durante el próximo año 2021, el apartado de beneficios fiscales no dejará de crecer. En total, esperan recaudar 39.049 millones en labor impositiva. Aunque existen más variables y los cálculos se han actualizado, las tres principales partidas impositivas son el IVA, IRPF y sociedades. Con el primero esperan recaudar 20.491 millones, el segundo, 11.178 millones y el tercero, 3.872 millones. Todo ello daría únicamente para financiar los gastos operativos del Estado. Sin contar salarios, por supuesto.

Medio ambiente y vivienda

Los ministerios para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y Transportes, Movilidad y Agenda Urbana recibirán el 44,2% del total de las ayudas de los fondos europeos.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana destinará los fondos a la rehabilitación sostenible y digital de viviendas y planes de choque de movilidad sostenible en áreas metropolitanas y entornos urbanos.

En políticas de vivienda planean destinar 2.253 millones. En concreto, 215 millones irán destinados al plan de vivienda para el alquiler asequible además de los 354 millones destinados al plan vivienda vigente, entre otras medidas fuera del sector inmobiliario y del alquiler. Enfocadas hacia la arquitectura y diseño urbanístico.

limite-precio-alquiler

¿Y la limitación del precio del alquiler?

Desde el Gobierno han prometido una nueva Ley de Vivienda que limite los precios de los alquileres. Algo similar a lo que hizo Barcelona pero ampliando el alcance a los contratos ya existentes. Esta normativa, se aplicaría a los alquileres situados en las zonas más tensionadas del país.

No obstante, transcurridos seis meses de pandemia, comienzan a verse las primeras bajadas de los precios del alquiler. Especialmente en Madrid y Barcelona. La situación laboral, el descenso de ingresos y el aumento del tiempo en alquilar han hecho que unos precios que presentaban síntomas de agotamiento terminen finalmente por descender.

En total, la media del descenso para todo el territorio ha sido del 10%. En Madrid, el alquiler ha descendido un 4,1%, especialmente los distritos más céntricos. Con excepción de Barajas, Hortaleza y Fuencarral, que presentan subidas muy leves. Por otro lado, en Barcelona los precios han descendido un 7,3%.

En términos reales, se estima que en muchos casos no haya sido la bajada de la renta lo que ha menguado la presión sobre los inquilinos, sino la flexibilidad actual en el pago de las mensualidades.

Se estima que la limitación del precio del alquiler tarde en llegar al menos 4 meses

Desde los principales portales inmobiliarios y el sector en general, se recomienda recular en las medidas que pretendan fijar un precio al alquiler. El propio mercado sumido en la situación actual comienza a autorregularse arrojando las primeras bajadas de precios. Una regulación así podría causar que muchos propietarios pusieran sus viviendas en venta y las quitaran del parque del alquiler. Reduciendo así la oferta y volviendo a acrecentar los precios.

En el caso de que los precios estuvieran sujetos por ley, el inquilino menos pudiente se vería sometido a la economía sumergida, lo que impediría un acceso a una vivienda asequible. Como se viene diciendo desde hace años en el sector, la solución pasa por ampliar el parque de viviendas de alquiler tanto social como tradicional, no por intervenir en el mercado.

Entradas relacionadas

Share This